Trampas de Grasa Thermaco Blog

Lunes, Marzo 24, 2008

La Separación y Reciclaje de Grasa y Aceite en Aguas Residuales es una Gran Innovación Tecnológica del Siglo XXI

Nuestros abuelos reciclaban la grasa de la carne para hacer jabón. En nuestros días, los bisnietos reciclamos la grasa de la carne y aceite que desechamos después de cocinar en biodiesél, cosméticos, y aditivos para la comida de animales entre otros cientos de productos para nuestro beneficio. Incluyendo en ésta ecuación para reciclar, los sistemas nuevos para capturar, separar y reciclar la manteca y los aceites que provienen en las corrientes residuales de la cocina.

En los últimos cuarenta años, hemos visto un crecimiento drástico en la industria restaurantera. La proliferación de restaurantes dentro de las ciudades ha creado problemas serios como: las obstrucciones en las líneas del alcantarillado causadas por la grasa. En la Ciudad de Wichita, Kansas con una población de 350,000 habitantes se llegó a la conclusión que el 85% de las obstrucciones del alcantarillado fueron el resultado de la acumulación de grasa en la tuberías. Los gerentes de los establecimientos que sirven productos alimenticios reconocen que, la grasa acumulada dentro de las tuberías del alcantarillado son la causa principal de los problemas de salubridad. Las corrientes residuales que contienen grasa ponen en juego las operaciones normales de los establecimientos alimenticios y al mismo tiempo se convierten en un peligro para la salud dentro de estos establecimiento.

Una vez más, las autoridades de los distritos del servicio del alcantarillado, están implementando programas que involucran multas económicas para obligar que los establecimientos de las cocinas comerciales cumplan con las normas establecidas en la comunidad. Los separadores de grasa son ahora obligatorios y la documentación propia de su mantenimiento se está imponiendo rigurosamente. Los establecimientos de alimentos existentes tienen dificultad para modernizar su separadores de grasa por que tienen espacios muy limitados, complexibilidad en la plomería y problemas en los costos de construcción. Afortunadamente existen productos económicos con tecnología nueva que están disponibles y hacen posible que los establecimientos en locales antiguos cumplan con las normas actuales establecidas en su comunidad. Estos productos nuevos se encuentran en dos categorías: 1) unidades automáticas para remover la grasa y 2) interceptores de grasa compactos de super-capacidad.

Unidades Automáticas para Remover la Grasa (GRDs)
Estas unidades están específicamente diseñadas para la reparación y la extracción de las grasas que flotan libremente (no-emulsionadas) en las corrientes residuales de las cocinas. La mayoría de estas unidades están diseñadas para colocarse a un lado de un aparato fijo de la cocina como una estación para pre-enjuague y en los fregaderos donde se lavan y se retira la grasa de los trastes. Estas unidades tienen componentes eléctricos que activan los mecanismos para calentar y extraer la grasa y el aceite capturados diariamente. Por ejemplo, en un restaurante concurrido para preparar hamburguesas, típicamente se extrae de 7 a 10 libras (3.2K a 4.6K) de grasa con una unidad automática para remover grasa instalada para servir un fregadero de tres compartimientos.

Porque la grasa se extrae diariamente, está fresca, libre de agua y contaminantes y es la apropiada para ser reciclada en combustible y cosméticos. Esta grasa se ha retirado de las tuberías del establecimiento, reduciendo drásticamente los altos costos de mantenimiento y de obstrucciones en las líneas del alcantarillado.

Las unidades automáticas para recobrar grasa GRDs ofrecen una instalación muy sencilla y el más bajo costo para su operación ya que, los empleados del mismo restaurante pueden vaciar el recipiente para capturar la grasa y el cedazo para capturar los sólidos. El costo de electricidad usualmente es mínimo, con un promedio de $25.00 dólares por año. Las unidades automáticas para recobrar grasa cuestan más que las tradicionales, pero éste costo adicional se recupera inmediatamente en un promedio de uno a cuatro años debido a su bajo costo en mantenimiento y servicio. Otra de sus ventajas adicionales , muchas de las unidades para recobrar la grasa GRDs como la popular Big Dipper® son fabricadas de materiales sanitarios como acero inoxidable y polietileno, materiales que prolongan la vida de su unidad hasta tres o cuatro veces más que la duración de las trampas de grasa tradicionales fabricadas de hierro y pintadas, que tarde o temprano se oxidan y están propensas a manchas insalubres.

Las unidades automáticas par recobrar grasa GRDs, son apropiadas particularmente para servir a aparatos fijos que desechan cantidades elevadas de grasa en sus corrientes residuales como las estufas chinas, hornos para rostizar y hornos combinados para asar y cocer al vapor. Un horno para rostizar, puede descargar diariamente hasta 15 galones (57 litros) de agua combinada con la grasa del pollo. Típicamente, este líquido contiene un 70% de grasa, lo cual significa aproximadamente 10.5 galones (40 litros) de grasa pura, de la cual se puede obtener una ganancia adicional si se vende y se recicla. Al mismo tiempo se están evitando y protegiendo de obstrucciones las tuberías de los establecimiento y del alcantarillado municipal. En este caso, una unidad automática para recobrar grasa GRD se paga por si sola en menos de 6 meses.

Interceptores de grasa compactos de super-capacidad (CSGIs)
Muchos establecimientos tienen zanjas y otros receptores en el piso, para recibir corrientes de aguas residuales con descargas de grasa que provienen de los aparatos fijos de la cocina. Existen otros establecimientos que no generan tanta grasa como las neverías, cafeterías y establecimientos para la venta de bocadillos como sándwiches. Pero, que también tienen que cumplir con las normas establecidas e instalar separadores de grasas de alta capacidad para proteger el sistema de alcantarillado de la ciudad. En muchas de éstas ocasiones, el espacio asignado para éstas instalaciones es muy limitado, dando paso a la necesidad de instalar los interceptores de grasa compactos. Los interceptores de grasas compactos de super-capacidad como Trapzilla®, se caracterizan por sus materiales de construcción anticorrosivos como el polietileno y son lo suficientemente pequeños para ser transportados entre dos personas y, pasar a través de cualquier puerta con dimensiones comerciales, pero son también lo suficientemente grandes para almacenar cantidades de 150 K., a 275 K., de grasa. Estos separadores de grasa de super-capacidad se han desarrollado en líneas de productos como módulos para separar sólidos, adaptadores para montarse entre pisos y adaptadores para incrementar su altura al momento de su instalación.

El Reciclaje en el Siglo XXI es Fructífero y Lucrativo
La grasa que se recobra en un supermercado en donde los hornos para rostizar están trabajando continuamente, se puede recobrar hasta $7,500 dólares por año en grasa de alta calidad para el uso de biodiésel. La grasa que se recobra de un restaurante de hamburguesas en donde se descarga la grasa en el fregadero para lavar los trastes, puede tener un valor monetario hasta de $750.00 dólares por año, y tomando en cuenta otro beneficio, como los ahorros de los costos de mantenimiento anual que pueden llegar a ser hasta de $1200 dólares. Con los precios actuales del petróleo hasta de $100/por barril y con los pronósticos que en el año (2015) pagaremos hasta $200/por barril, la separación de grasa del flujo residual será sin duda una empresa muy lucrativa. Como lo hicieron nuestro abuelos, nosotros también lo hacemos y reciclamos la grasa desechada en productos valiosos.

Etiquetas: biodiésel, recobradores de grasa, reciclaje de grasa

ESCRITO POR THERMACO, INC. A LAS 7:56 AM

Miércoles, Noviembre 7, 2007

Las Trampas de Grasa Contribuyen a la Conservación del Medio Ambiente

En los años de 1980, la grasa que se extraía de las trampas de grasa de los restaurantes, incluyendo aquella grasa extraída por los sistemas automáticos Big Dipper®, frecuentemente se desechaba dentro de los contenedores de basura. En esos tiempos, muchos de los establecimientos alimenticios no tenían acceso a los servicios de reciclaje y tiraban la grasa de las freidoras, la grasa de la carne y la grasa acumulada dentro de las trampas de grasa en los recipientes de basura. En la actualidad, prácticamente todos los establecimientos alimenticios reciben servicios de compañías de reciclaje que recogen el aceite usado de las freidoras, manteca de las carnes y la grasa acumulada dentro de la trampas de grasa. ¿Qué nos condujo a este cambio? Respuesta: 1) El reciclaje de la grasa de los restaurantes en productos útiles al consumidor resulto ser muy lucrativo y 2) surgió una cadena de servicios especializados para el bombeo de las trampas de grasa, tenían que abastecer con sus servicios miles de separadores de grasa subterráneos que fueron instalados durante los años de 1980 al 2005 como resultado de la implementación de regulaciones estrictas por las autoridades del alcantarillado y los códigos de construcción para los restaurantes nuevos.

En 1985 prácticamente no existía la producción del combustible biodiésel. La grasa de los restaurantes se usaba como material para crear cosméticos, jabón y alimentos para los animales, pero solamente el uso de la grasa amarilla (término usado por la industria refiriéndose al aceite usado por freidoras etc.) en un alto estado de pureza era material aceptable para este proceso. La grasa extraída de las trampas no tenían valor monetario para el reciclaje. Además, no había un consumo suficiente de manteca amarilla para justificar un margen de ganancias elevado. Con el paso de los años el aumento en el consumo de manteca amarilla en distintos productos ofrecidos al consumidor, como los cosméticos, cremas, alimentos para perros, gatos, vacas, gallinas y combustible, ha ocasionado un incremento en los precios de estos productos, esta acción, a su vez, se refleja en los estados financieros de las compañías de reciclaje. En nuestros días la economía del reciclaje ha mejorado motivando casi a todos los establecimientos de servicios alimenticios a tener un recipiente para almacenar la manteca amarilla en su local y esto se refleja en los precios de los servicios de bombeo que han mejorado en las compañías de bombeo que entregan la grasa café a los centros de reciclaje.

Vamos a definir los términos grasa "amarilla" y grasa "café" la grasa "amarilla" es el aceite usado en las freidoras, la manteca que se obtiene al cocinar la carne o la mantequilla que se desperdicia y el aceite de las ensaladas. La grasa amarilla es aquella que no ha estado en contacto con el agua pero que contiene algunos residuos sólidos como pedacitos de comida, pan y partículas alimenticias. La grasa café es la manteca y el aceite que ha estado en contacto con el agua como la que se obtiene de las trampas de grasa. La grasa de una rosticería se puede clasificar como grasa amarilla o gasa café dependiendo del tipo de horno algunos hornos usan un recipiente con agua para almacenar la grasa. Esta misma clasificación se aplica para las estufas chinas, hornos combinados, extractores húmedos entre otros aparatos fijos de la cocina donde se mezcla el agua con el aceite.

El aumento en los precios del combustible han convertido el biodiésel en la energía alternativa más atractiva motivando a numerosas empresas pequeñas y medianas a iniciar nuevos negocios en la producción del biodiésel. La creciente demanda de aceites y grasas han hecho la grasa café más valiosa. Aparte de transformarla en combustible, la grasa café también se utiliza en la combustión del sedimento del alcantarillado. El Estado de Connecticut utiliza en sus incineradores aproximadamente 7 millones de grasa café que se extrae de las trampas de grasa. Este combustible "gratuito" facilita la eliminación del sedimento del alcantarillado y de la grasa extraída de las trampas en una forma saludable y segura para el medio ambiente.

De hecho, las trampas de grasa siempre han protegido los sistemas del alcantarillado alrededor del mundo atrapando los aceites y las grasas de los flujos residuales de los establecimientos alimenticios. Pero hoy en día, en que la economía energética es tan reducida, las trampas de grasa también contribuyen con los materiales para producir energía reciclable y limpia en combustible como el biodisél. Ahora si podemos decir que la grasa café es grasa "Verde"

Etiquetas: big dipper, bio-disél, biodiésel, trampa de grasa, reciclaje, sedimento del alcantarillado

ESCRITO POR THERMACO, INC. A LAS 7:12 AM

Jueves, Noviembre 1, 2007

Como Llegamos a Entender la Inversión Termal

Thermaco accidentalmente se estanco con la respuesta para la inversión termal en las trampas de grasa. Y, en ese tiempo, no conocíamos la respuesta. A mediados del 2003 estábamos trabajando en la creación de un separador de grasa de alta capacidad con un diseño pequeño que pasara las pruebas estándar ASME A112.14.3 Pruebas básicas de eficiencia en separación y capacidad de retención necesarias para obtener la certificación estándar para los separadores de grasa pasivos (no automáticos). En ese tiempo, estábamos enviando nuestros productos nuevos a un laboratorio independiente con resultados insuficientes de las pruebas de capacidad de retención para cumplir con los requerimientos estándar. Esto era particularmente desconcertante porque hace diez años estos mismo productos se habían sometido y pasado exitosamente las mismas pruebas (PDG-G101 que es la prueba antecesora y las bases de la prueba actual ASME A112.14.3). Desgraciadamente, no teníamos otra opción aparte de la opción de retroceder a la etapa del diseño y desarrollar un producto nuevo que satisficiera las pruebas estándar A112.14.3

Resumiendo esta historia, nosotros evaluamos una gran variedad de productos, diseños nuevos y finalmente labramos la tierra con un diseño nuevo para la separación de grasa. Nosotros nos inclinamos por el diseño tradicional de los productos Big Dipper a escala mayor y que al fin de cuentas paso las pruebas. Y como lo podrán apreciar al final de esta historia. Sin embargo, durante 18 meses de pruebas constantes en el área de investigación y desarrollo, descubrimos un diseño completamente nuevo que consistentemente retuvo más del doble de grasa y su eficiencia de separación se apreciaba significantemente en las gráficas linealmente y sin curvas de variaciones al compararlo con nuestro diseño de separación estándar. Este nuevo diseño con una apariencia heterodoxa no se integraba bien con el uso de un cedazo interno, inicialmente desarrollamos el concepto Klearly™ sistema semiautomático controlado por medio de un sensor y con una sección automática para transferir sólidos. Realizamos las pruebas ASME A112.14.3 y PDI-G101 en este diseño con un laboratorio independiente y descubrimos que retuvo DOS veces más grasa que los modelos Big Dipper con el diseño de separación con compuertas tradicionales del mismo tamaño. Sin embargo, el diseño único y el concepto Klearly™ fue un proceso de fabricación muy costoso y nunca llego a la etapa de comercialización. Dentro de la organización Thermaco hemos llamado a este diseño único de separación con compuertas AFI (por sus siglas en Ingles Interceptor Automático de Flujo), pero con la decisión unánime de alejarnos de esta unidad semiautomática controlada por un sensor, el diseño de las unidades AFI fueron solamente otra etapa interesante, un concepto con patente pendiente de Thermaco sin una aplicación clara.

Unos meses después me encontraba en California atendiendo a la reunión de CalFOG, un consorcio compuesto de individuos de la industria de los diferentes distritos del alcantarillado y gerentes de pretratamineto enfocados en implementar programas para reducir significativamente las obstrucciones y derrames del sistema del alcantarillado (SSOs=Sanitary Sewer Overflows). Los gerentes del pretratamiento estuvieron en la reunión compartiendo y discutiendo las diferentes soluciones que habían tomado en sus distritos y que habían funcionado para controlar las descargas de los flujos residuales al sistema del alcantarillado llevadas a cabo por los establecimientos alimenticios. En su mayoría, ellos mencionaron que implementaron la instalación de grandes trampas de grasas subterráneas, separadores con capacidad de 1000 o más galones. Cuando la oportunidad de hablar se presento para el gerente de programa de pretratamiento de San Francisco, el dolorosamente dijo que el no contaba con la opción de implementar la instalación de enormes trampas de grasa subterráneas de 1000 galones de capacidad. El nos explicó, San Francisco esta fundada durante los años de 1850-1910, antes de la era moderna y consecuentemente, la mayoría de los establecimientos alimenticios no tienen el espacio disponible para los separadores de grasa de 1000 galones de capacidad. El continuo y confirmo que los problemas de obstrucciones en el sistema del alcantarillado eran un problema muy grande, particularmente en el barrio chino, una zona de concentración restaurantera en el área más antigua de la ciudad.

Este comentario creo una idea. ¿Qué tal si nosotros tomáramos la tecnología de separación nueva y la aplicamos en una trampa de grasa pasiva de súper-capacidad y que pudiera introducirse por las puertas comerciales e instalarse dentro de los restaurantes en el barrio chino? Una ciudad buscando la solución a un problema y una compañía con una solución en busca de un problema siendo este el origen de la línea de productos de Thermaco Trapzilla®, diseñado para las zonas urbanas con espacios reducidos y para reemplazar las trampas de grasa pequeñas, por su alta capacidad de retención solamente requieren los servicio de bombeo mensualmente.

Lo interesante es que Thermaco tenia el producto con un diseño para retener 2 veces más (pero ahora tiene un producto que retiene 3 veces más) en el mismo tamaño compacto de los separadores convencionales, pero pensamos que este logro superior se debía al control de la dinámica del flujo en la parte inferior del tanque. Hasta que un día, durante una conversación telefónica descubrimos la respuesta verdadera por la cual nuestro diseño trabajaba tan bien. Verdaderamente, nosotros no vinculamos la inversión termal como el factor causante hasta que en Diciembre del 2005 platicando con Stan Steinbach Ingeniero de EEC (Environmental Engineering & Contracting in Santa Ana, California-líder reconocido en el ámbito de investigación y desarrollo de programas SSO Prevención de obstrucciones y derrames de los sistemas del alcantarillado dentro de los EE. UU). Stan comentó que el fenómeno de nuestras pruebas era similar al fenómeno de inversión termal que recientemente el había visto en una presentación hecha por un orador de WSSC (Washington Suburban Sanitary Commission) durante las conferencias del WEFTEC (Water Environment Federation's Technical Exhibition & Conference) acerca de la perdida de eficiencia de la separación causada por la inversión térmica. ¡Ajá, la luz se prendió y hasta en esos momentos pudimos entender porque nuestro diseño era tan eficiente y trabajaba tan bien! Antes de entender la inversión termal, pensamos que el perfeccionamiento de este diseño se debía a la dinámica del movimiento del flujo, que reducían el movimiento dentro del separador.

Al concentrarnos en los aspectos de la inversión termal, y al unirlos con los aspectos de los movimientos dinámicos del flujo (diseño de presa entrada/salida), hemos descubierto que la retención se puede incrementar significantemente excluyendo los efectos de la inversión termal en el diseño. Ahora nosotros tenemos los diseños de separación que pueden retener hasta 3 veces más de capacidad en el mismo diseño convencional si comprometer la eficiencia de la separación. La línea de productos Trapzilla® también está basada en la tecnología de inversión termal AFI. Aun cuando estos dos productos no tienen apariencias iguales, verdaderamente los dos utilizan el diseño y la tecnología patentada AFI.

Regresando a la primera parte de esta historia, nosotros descubrimos que uno de los instrumentos del laboratorio independiente que había llevado a cabo las pruebas estándar ASME A112.14.3 no estaba construido correctamente. Si este hubiese estado construido correctamente las unidades originales Big Dipper hubiesen pasado las pruebas desde su inicio y hasta ahora, la tecnología AFI no se hubiese descubierto. Trapzilla, la series nuevas de Big Dipper Compactas y el estilo con el módulo central actual nunca se hubiesen producido. Como lo dice el dicho " La Necesidad es la Madre de las Invenciones" y nuestras dificultades iniciales finalmente nos llevaron a la respuesta y soluciones de problemas de los distritos del alcantarillado a nivel mundial.

Etiquetas: invesión_termal

ESCRITO POR THERMACO, INC. A LAS 10:01 AM